Seguramente has escuchado decir que el estrés es la nueva enfermedad del siglo XXI, y con razón. Esta presente en nuestro día a día, tanto en el ámbito laboral como personal, es una pandemia.

El ritmo que nos marcan en nuestras vidas es parecido al de una máquina, no hay pausa.

Nos la han colado.

Estamos muy ocupados, pendientes del reloj a cada minuto, pendientes de todo menos de nosotros.

Enganchados al maldito móvil las 24 horas.

Un estudio realizado por Whistleout ha demostrado que pasamos un promedio de 3 horas diarias pegados al teléfono, lo que hace un total de 9 años de nuestra vida. Menudo desperdicio.

No nos damos tiempo para nosotros mismos, error.

Parece una tontería, pero este estilo de vida tan frenético que tenemos en la actualidad es el causante de una gran mayoría de enfermedades y de muchos problemas emocionales.

Sufrimos un constante estrés, que sin darnos cuenta, poco a poco nos afecta a la salud y se traduce en tensión física y emocional.

Todos necesitamos un retorno a la naturaleza de vez en cuando

Y no lo digo yo.

Hay estudios que han demostrado que las experiencias con la naturaleza mejoran nuestro bienestar psicológico y la función cognitiva de las personas como el aprendizaje, la memoria, la atención y la capacidad de resolver problemas, entre muchas otras.

Las personas y la naturaleza siempre han estado íntimamente unidas, por eso cuando necesitamos despejarnos y desconectar casi siempre recurrimos a ella.

Nos da la paz y el sosiego que nos hace falta cuando nos sentimos sobrepasados.

Ya sabes, más naturaleza, menos locos.

¿Cuándo fue la última vez que diste un paseo por la montaña?

Existe una relación entre la conexión con la naturaleza y la felicidad.

Prueba.

Aléjate un tiempo del ruido.

naturaleza camping

Escápate

Uno de los métodos más efectivos es dormir en la naturaleza

Coge tu tienda de campaña con tu saco de dormir y haz una escapada de fin de semana para acampar en plena naturaleza, olvídate del móvil, sube a una montaña y disfruta de esa sensación de libertad.

Desconecta.

Tu cuerpo y mente te lo agradecerán.